El concepto que tenemos en la mesa hoy es el ROI, uno de los términos que se están usando con frecuencia últimamente. El ROI nos proporciona la información necesaria para evaluar la rentabilidad de nuestras inversiones. Como veis, es una noción muy importante en cualquier negocio, por ello os la explicamos a continuación ¡Vamos allá!

Concepto

El ROI (Return on Investment) significa retorno de inversión y mide la rentabilidad veraz de cada inversión que realiza una empresa. Desconocerlo es una gran desventaja a nivel corporativo porque no vas a poder controlar la eficiencia de cada inversión correctamente. Su función radica en conocer el dinero que generamos por cada euro/dólar invertido.

Conceptos De Posicionamiento: Roi Y Cómo CalcularloEn cuanto a la contabilidad de una empresa, el ROI es completamente obligatorio, si queremos una vida corporativa larga. En conclusión, podremos saber si hemos fracasado o triunfado con la inversión.

Cómo calcularlo

Para poder calcular con exactitud el ROI de una inversión, necesitaremos conocer los siguientes datos de la misma:

  1. Cuál es la inversión (gasto o desembolso).
  2. Cuánto beneficio ha dado (ingresos – gastos).

Por tanto, la fórmula para calcularla es -> ROI = (Beneficio – Inversión) /Inversión X 100

El resultado que obtengamos va a expresarse en porcentaje, no os asustéis. Por ejemplo, en una campaña de Google Adwords invierto unos 300€. Ésta me produce unos ingresos de 700€.

Entonces, ROI = 700-300 / 300 X 100 = 133,33%.

Por cada euro invertido, tendremos 1,3€ de beneficio. Si el resultado os sale negativo, debéis cambiar de estrategia porque estáis perdiendo dinero, obviamente. Mi consejo personal es que busquéis, como mínimo, un 200% de retorno de inversión porque es el baremo estándar.

Recordad que los ingresos no son el beneficio; el beneficio es el resultante de los ingresos-gastos, así que tened en cuenta esto. El ejemplo anterior es un ejemplo simple para que sea fácil la comprensión del concepto, nada más.

Conclusión

Es una formula muy básica que ayuda muchísimo económicamente a la empresa acerca de la rentabilidad de sus inversiones. Una empresa que no practique esto, es un negocio que carece de control, dirección o coordinación suficiente como para tener una vida larga. En la práctica os encontraréis con muchos más datos a tener en cuenta que los que he ilustrado yo con el ejemplo expuesto. No obstante, viene a ser lo mismo, no es una formula realmente difícil de utilizar.